Dientes más blancos que buscan? No tan rápido!

WhiteningBlog"No puedo yo solo blanquear mis dientes en casa?"Leer para aprender por qué es importante para blanqueamiento prescribe y realizado por un profesional.

Todos hemos visto los, esos voluminosos cajitas de blanqueamiento tiras y pociones de gel, llamar a nuestro nombre fuera de los pasillos como casualmente recogemos un fresco tubo de pasta de. Incluso apostaría que más de unos pocos de ustedes han dejado la tienda sosteniendo esa caja, con la esperanza de que la $50 será la pena. Después de todo, no sé mucho sobre cómo usarlos correctamente o qué productos químicos están implicados. Son los efectos secundarios más comunes de en casa blanqueamiento: sensibilidad del diente y sensibilidad de las encías. Hay algunas cosas que deben considerar antes de utilizar tratamientos de blanqueamiento en casa.

Rumbo a la oficina para un chequeo debe ser siempre el primer paso al llegar para una sonrisa más blanca. Profesionales de la odontología pueden ayudar a establecer si la boca es lo suficientemente sana como para soportar un tratamiento blanqueador. Si hay cavidades profundas, el blanqueador puede tener un tiro recto a los vasos sanguíneos presentes en los dientes. La lejía también puede acceder al nervio y el hueso en la raíz del diente a través de una cavidad profunda. Apenas como usted no debe comenzar cualquier dieta o ejercicio régimen sin conseguir comprobado por un médico, también debe tomar las mismas precauciones que con los dientes mejora de tratamientos. Cuando un profesional dental realiza un tratamiento de blanqueamiento, protección de la zona de goma en aplicación. Otra gran razón para optar por la en-oficina que blanquea es que los productos profesionales utilizados por los dentistas contienen sólo ingredientes de alta calidad que son más suaves para los dientes!

Una más de blanco, sonrisa brillante da la impresión de la juventud. Percibimos un blanco, sonrisa brillante como una sonrisa saludable. Sálvate a ti mismo la sensibilidad y nos vemos hoy!